Las tipografías variables Opentype son un formato de tipos de letras escalables para la computadora, complementando la estructura básica del formato TrueType, y permitiéndole incorporar a un tipo de familia tipográfica funciones más avanzadas.

Este formato fue presentado en 1996 de manera conjunta por Adobe y Microsoft, y en la actualidad, gracias a la tecnología responsive, que permite que el diseño sea cada vez más flexible, este formato está sufriendo grandes avances en su adaptación a los diferentes dispositivos.

Las tipografías variables Opentype se adaptan automáticamente a cada dispositivo y sus dimensiones, cambiando sus características según las necesidades, y de esta manera permite redimensionar el diseño, solucionando los requisitos exigidos tras la llegada de los smartphones y las tablets.

Esta adaptación hacia los diseños responsive permite la visualización de contenidos de la manera correcta en cualquier dispositivo, y en pantallas de cualquier tamaño o tipo, lo que ofrece una mejor experiencia al usuario, que cada vez con más frecuencia accede a Internet mediante tablets o móviles.

Con la idea de mejorar la experiencia surge la adaptación mediante tipografías dinámicas, convirtiendo la tipografía Opentype Variable en un gran avance. Este formato es una única fuente que funciona como si se tratara de muchas fuentes, reduciendo los archivos que han de ser manejados y el peso de los mismos, lo que además reduce los tiempos de carga de las páginas web.

Tanto para los usuarios como para los diseñadores estas tipografías significan una facilidad a la hora de visitar los sitios web y desarrollar el diseño de los mismos. Para los usuarios, la tipografía responsive resuelve los problemas de legibilidad, ya que esta tipografía es capaz de aumentar y disminuir su tamaño y grosor según el dispositivo o la pantalla que se esté utilizando. Mientras que para los diseñadores supone un gran alivio ya que pueden permitirse una mayor creatividad y libertad a la hora de desarrollar la web.

Motivos para usar las tipografías variables opentype

  1. El uso de los smartphones es cada vez mayor. Cada vez con más frecuencia se utiliza el móvil para navegar en Internet, y cada vez se alarga más el tiempo de visita de las páginas. Además, según un informe de Google, el 67% de los usuarios es más proclive a comprar en una web que le resulte cómoda, intuitiva, fácil y atractiva.
  2. El uso del diseño responsive mejora el SEO. Ya que las búsquedas por dispositivos móviles tienen un funcionamiento diferente a las realizadas por ordenador, disponer de una versión móvil del sitio web con este diseño adaptado puede llegar a ser muy beneficioso para la marca.
  3. Mejora la experiencia del usuario. Si todo el contenido se ajusta a la pantalla elegida por el usuario para entrar a una determinada página web, le resultará mucho más fácil y cómodo, que tener que estar ampliando o minimizando el sitio web.