La atracción de clientes es uno de los objetivos que toda empresa persigue, y para conseguirlo debes poner en marcha todas las herramientas que tenga a su alcance.

Frente a esto es normal preguntarse qué herramienta puede ser más efectiva para alcanzar el objetivo de atraer nuevos clientes al negocio y la respuesta es, sin lugar a dudas, la realización de un vídeo corporativo.

El vídeo corporativo, el fiel amigo de una empresa

A la hora de atraer usuarios y fidelizar clientes, el arma más potente con la que cuentan las empresas es la generación de contenidos. Si bien la esencia de esto no ha cambiado desde hace años, lo cierto es que sí se ha visto modificada la forma por la cual se transmite el contenido a los usuarios. Si antes los artículos escritos se consideraban el rey, ahora los posts han quedado relegados ante el resurgir de un nuevo rey: el vídeo corporativo. Y a los datos nos remitimos:

  • A lo largo del pasado 2015, el visionado de vídeos se duplicó. Esta tendencia, en vez de quedarse estancada, se espera que siga en crecimiento a lo largo de este nuevo año, y es que cada vez son más los usuarios que están ávidos de recibir su dosis diaria de vídeos empresariales, con el consiguiente incremento de tráfico que ello genera para las empresas que los producen.
  • A lo largo de 2016, las previsiones auguran que el 70% del tráfico web será originado a través del vídeo corporativo.
  • Según la compañía Forrester un vídeo equivale a más de 1,9 millones de palabras, con lo que el impacto que se genera en cada visualización es muy elevado en comparación a una imagen o a un artículo.
  • Por último, la inclusión de los vídeos en otro tipo de estrategias de marketing, como por ejemplo el email marketing, también ayuda a que los datos de dicha acción se vean mejorados. Con datos sobre la mesa, los emails que cuentan con un vídeo corporativo entre sus líneas obtienen la friolera de un 96,38% de clicks más. Impresionante, ¿verdad?

Con estos datos queda patente que el vídeo corporativo es una herramienta que se tiene que tener en cuenta a la hora de elaborar el plan de marketing de una empresa. Y es que, un vídeo corporativo puede servir para presentarte como empresa, hablar de acciones propias, divertir e, incluso, mostrarte como un experto de tu campo de actividad gracias a los conocimientos teórico-prácticos que vuelcas en él.

Imagínate que en tan sólo unos segundos puedas transmitir información y mensajes de una manera visual y calando mucho más en los usuarios, ¿quién no quiere sumarse a esto? Pues esto es tan solo una pequeña muestra de lo que un vídeo corporativo puede hacer por tu negocio. Y tú, ¿te rindes ante el resurgir del nuevo rey de los contenidos empresariales?