Necesitas un embudo de ventas para impulsar tu negocio

Quieres vender, generar conversiones, atraer a las personas y que acaben siendo clientes o consumidores de tu producto o servicio. Necesitas implementar un procedimiento, bien medido, que te permita generar valor en cada una de estas fases.

Sí, estamos hablando de tu embudo de ventas o funnel de conversión.

Más concretamente, ¿En qué consiste un embudo de ventas o funnel de conversión?

A través de tu embudo de ventas o funnel de conversión defines los pasos que debe dar un usuario para cumplir un objetivo determinado, sea convertirse en un registro o finalizar la compra de un producto o servicio.

Apunta, las 5 fases del embudo de ventas que necesitas conocer son:

1. Descubrimiento

En esta fase darás a conocer tu marca a través de diferentes estrategias de marketing online: optimización SEO, acciones en redes sociales o generación de contenido.

¿Qué conseguirás? Visibilidad y notoriedad en tu sector, atrayendo el mayor número de visitas posibles a tu web, atención. Ofrece materiales útiles para captar datos de potenciales clientes: nombre y correo electrónico. Estamos hablando de invitaciones a un webinar, e-book o infografía.

2. Reconocimiento

El usuario ya sabe quién eres y lo que ofreces, pero aún es muy probable que el prospecto no tenga claro que tú eres su mejor opción o cómo puedes satisfacer su necesidad.

¿Qué puedes hacer en esta etapa?

Ofrecer información útil mostrando los beneficios que brindas a tus clientes. Buscas posicionarte mejor en su toma de decisiones: has de demostrarle que eres la solución a sus problemas.

El email marketing te ayuda a mejorar este reconocimiento.

3. Consideración

Quizás sea la etapa más dura de tu embudo, el potencial cliente ya está pensando en tomar una decisión. Tienen su problema identificado, ha investigado y están evaluando las mejores opciones.

¿Qué podrías hacer en este momento tan concreto de tu embudo de ventas?

Piensa el mejor modo de acercarte: por ejemplo, con una campaña de email marketing que contenga tus ofertas, asesoramiento personalizado, un servicio adicional, una prueba gratuita… Destácate de la competencia demostrándole lo que vale para ti.

4. Venta

Has llegado a la fase de conversión, tu audiencia ha pasado a convertirse en cliente real. Trata de que sea una tarea sencilla, con el menor número de pasos posibles para que el cliente no desista por la complejidad del proceso.

5. Referencia

Esta fase debes trabajarla muy bien para que los compradores vuelvan a adquirir tu producto o servicio, convirtiéndose en tus prescriptores. Solo lo conseguirás si se han sentido satisfechos con la compra, y decidan recomendarte.

No te lo vamos a negar, requiere trabajo, pero identificarás de forma visual qué ocurre con el flujo de personas que entran en tu plataforma, detectando y corrigiendo errores.

Un consejo, incluye el Inbound Marketing. ¿Por qué?

Es una técnica incluida en marketing digital con la que puedes llegar a tu público objetivo sin ser intrusivo. Veamos un ejemplo de embudo de ventas que funciona muy bien y es la automatización recuperando carritos de la compra abandonados.

Se trabaja un proceso automático mediante Exit Pop Up en el que se le ofrece al usuario que se va a ir de la ficha de producto, una oferta o descuento específico si adquiere el producto que estaba mirando.

El porcentaje de recuperación de carritos de la compra de este ejemplo de embudo de conversión lleva a estar por encima del 20%, por lo que supone un aumento de las ventas muy significativo.

No queremos terminar este post sin hablarte de dos perfiles profesionales cada vez más demandados por las empresas actualmente: Funneler y Trafficker.

El Funneler es la persona encargada de diseñar, crear y gestionar un sistema de ventas automatizado o funnel, y más concretamente, convertir las visitas de los clientes en ventas.

Asimismo, debe manejar diferentes disciplinas del marketing digital, destacando algunas como: Analítica web, email marketing, automatización, experiencia de usuario, SEO o publicidad digital.

Contar con habilidades y aptitudes tales como: Trabajo en equipo, escucha activa, empatía, credibilidad o resolución de conflictos y negociación.

Si hablamos de Trafficker, sería la persona encargada de gestionar la publicidad de un proyecto, encargada de comprar tráfico cualificado para conseguir las máximas conversiones posibles.

¿Estás interesado en convertir más clientes a través de acciones orientadas a resultados? En 3D3 Comunicación trabajaremos juntos las claves que necesitas para mejorar la experiencia de tus usuarios en tu embudo de ventas.

¿Hablamos?