¿Por qué es importante gestionar bien la comunicación de una empresa?

A la hora de gestionar una empresa tenemos claro que hay que manejar y gestionar la contabilidad, la calidad del producto, las ventas, la logística, ¿pero qué pasa con la comunicación?. No todas las corporaciones tienen clara la importancia de dar a conocer la empresa, la organización, el control y dominio de una buena comunicación. Este apartado resulta, muchas veces, ya sea por desconocimiento o bien por las propias rutinas de las organizaciones el gran olvidado, dentro de la dirección de una compañía.

 

En muchas organizaciones, a menudo nos encontramos con que falta una buena estrategia o gestión de la comunicación corporativa. Entender que la comunicación no resulta importante, es algo bastante más habitual de lo que nos podemos figurar. La gran mayoría de pequeñas y medianas empresas entiende que la comunicación no es un aspecto fundamental, que el posicionamiento o el marketing es más propio de las grandes marcas. Desde 3d3 reconocemos la necesidad de que, cualquier empresa, sin importar al sector al que se dedique ni su tamaño, debe prestar especial atención y cuidado a comunicarlo y hacerlo bien. Sin un buen ejercicio comunicacional los productos no se venden, no importa su calidad, siendo sustituidos por aquellos reconocidos por el consumidor a través de la publicidad que se les ha dado. Para poder vender cualquier producto es necesario darlo a conocer y saber crear la necesidad, fijémonos en las grandes marcas, éstas han conseguido hacer que los consumidores crean que necesitan esos productos e inviertan, en muchos casos, demasiado dinero en su adquisición.

La gestión de la comunicación tanto a nivel externo, orientada al mercado y a los consumidores, como a nivel interno, es primordial para el buen funcionamiento de la empresa. Al contrario de lo que muchos piensan no es algo que sea demasiado costoso y, en cambio, puede reportar muchas mejoras y beneficios a nuestra organización. Para ello hay que seguir una serie de pasos básicos, el primero es la definición de nuestro público objetivo, ese que, finalmente, va a adquirir nuestro servicio o producto, aquél por el cual nos esforzamos en su diseño y optimización.

Cómo comunicar a través de las redes sociales

El segundo es el de elegir un mensaje claro- un mensaje fácilmente comprensible y entendible que sea accesible a todos y que sucintamente contenga la información necesaria sin excederse en su extensión.

El tercer paso es elegir el canal- en la actualidad, disponemos de una gran variedad de canales de comunicación que han adquirido mucha importancia en nuestra sociedad, por esta razón no podemos dejar de lado ninguna opción y hemos de concienciarnos de las posibilidades que estas herramientas ponen a nuestro alcance.  El caso de las redes sociales, la mayoría de los consumidores a lo largo del mundo resumen sus hábitos de consumo y sus prioridades, a la hora de reconocer la existencia o no de empresas y productos, al reconocimiento por su presencia y peso en éstas. La selección de canales es vital, debemos llegar a todos por lo que hemos de estar presentes en aquellos canales utilizados, por la mayoría, para recabar información. En conclusión, es un error no otorgar importancia a las redes sociales a la hora de competir en el mercado actual.

No podemos cometer el error de no estar en las redes sociales pero tampoco el de interpretar que toda la comunicación se desarrolla en éstas. No podemos restringir nuestra comunicación solamente a las redes sociales. La atención al cliente, la asistencia a ferias, las visitas de los comerciales o el correo electrónico también forman parte de la comunicación y no los debemos de olvidar en la gestión de una buena comunicación.

Consejos para una comunicación corporativa efectiva

Aquí os ofrecemos un decálogo de lo que hay que tener en cuenta a la hora de planificar una comunicación adecuada.

  • El tono, utilizaremos siempre un tono que se ajuste a nuestra empresa, nuestro producto y el público al que nos dirigimos.
  • Selección correcta de los canales de comunicación y seguimiento a través de una estrategia clara y definida.
  • Aprovechar momentos claves de la empresa para comunicar hitos, presentaciones, cambios, certificaciones, premios, fusiones, etc.
  • Ser transparentes y ofrecer toda la información en el perfil de la empresa, nunca ocultar o mentir sobre informaciones clave. Esto hay que tenerlo muy en cuenta ante las comunicaciones de crisis, si se da un error reconocerlo e intentar solventarlo, pero no mentir con lo que acabaríamos con nuestra credibilidad.
  • Nunca menospreciaremos las labores de comunicación de la competencia, de estas podemos aprender mucho y/o utilizar su tirón, estratégicamente, para incrementar nuestra audiencia.
  • Asistir a los eventos del sector o congresos y jornadas donde debería tener presencia la empresa y comunicarlo
  • No olvidar la prescripción de la marca, generar valor sensible de ser comunicado, el boca a boca es el mayor valor comunicativo. Lo que un cliente insatisfecho comunica siempre lo hará con más insistencia, si se trata de una mala experiencia o de un mal trato por parte del servicio de atención al cliente.
  • No dejar nada a la improvisación, tener siempre bien preparadas las presentaciones y qué debemos transmitir, generando una buena impresión.
  • Contar con buenos soportes de comunicación. Igual que prestamos atención a nuestro punto de venta físico, el diseño de la página web debe ser de fácil acceso y navegabilidad, aportar valor y transmitir profesionalidad, además de tener un buen posicionamiento.
  • Confundir publicidad con comunicación. La publicidad comunica pero esto no es el todo, la contratación de soportes pagados debe ser parte de la comunicación, una herramienta y no el todo.

Para una buena gestión de la comunicación nunca deberíamos de cometer los siguientes errores:

  • Dejar la gestión de la comunidad en manos de cualquier empleado o persona no preparada para su gestión.
  • No participar, no comunicar en las redes sociales, dejarlas abandonadas y no contestar a los comentarios de los usuarios.
  • Borrar comentarios negativos de usuarios haciendo ver que no existieron.
  • No saber contestar a un comentario negativo para convertirlo en un usuario que, ve que la empresa se preocupa por su caso.
  • Subestimar el poder de un usuario o fan.
  • Hacer spam y dar a conocer la empresa a costa de lo que sea.

Share your thoughts

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies